..Presentación
..Objetivos, Contenidos,
..Programa
..¿Porqué una Cátedra de Salud y DDHH?
..Comité Consultivo
..Consejo Académico
..Avales
..Proyecto de Res. de Creación de la Cátedra
..Anteproyecto
..Fotos
..Declaraciones y Solicitadas
..Links de interés

 


.: PORQUÉ UNA CÁTEDRA DE SALUD Y DERECHOS HUMANOS


 
:: Responsable de la página: Gonzalo Moyano
Sugerencias y Consultas a: saludverdad@fmed.uba.ar...

Por que una Cátedra de Salud y Derechos Humanos en la Facultad de Medicina.

En salud hay dos posiciones claramente antagónicas: la salud como derecho humano personalísimo, y la salud como mercancía en la economía de mercado.

Para la primera, jurídicamente es un derecho positivo y en consecuencia una decisión política en tanto el Estado interviene activa y sustantivamente para asegurar a toda la población no sólo la promoción y protección de la salud sino el derecho a la atención de la enfermedad, en forma igualitaria en cantidad y calidad independientemente de la situación social, económica y cultural.

En cambio, para la segunda posición ideológica, la salud entra en el sistema de la oferta y la demanda. Es un derecho en términos jurídicos negativo, esto es que el Estado simplemente tutela la promoción y protección de la salud, mientras que la atención de la enfermedad entra como mercancía en la economía de mercado.

Quienes poseen los medios económicos entran en ella y los que no, serán provistos por la beneficencia publica y privada.

En esta posición la salud de la población también es una decisión política pero enmarcada por las leyes del mercado. Conviene aquí recordar lo expresado por Kenneth Arrow, Premio Nóbel De economía en 1963: “ La sola aplicación de las leyes del mercado hace a los enfermos más enfermos“.

En los últimos años se ha profundizado la brecha entre ricos y pobres como producto de un proyecto ideológico neoliberal que instrumenta la economía para perseguir fines políticos y sociales como concentración de saberes, riquezas y poderes en unos pocos comensales insaciables con exclusión de muchos espectadores hambrientos.

Resultante de este modelo es que el 80% del gasto mundial en salud se concentre tan sólo en el 20% de la población, teniendo que arreglarse el 80% restante solamente con el 20% de los recursos.

En nuestro país el 40% del gasto en salud (proveniente del sector privado) se utiliza para cubrir solamente al 9% de la población. De tal manera que los así llamados “grupos de riesgo” para enfermarse son, en realidad, modelos de fragilización social y esta ideología imperante los convierte de víctimas en culpables de su situación.

Esta culpabilización de la victima operando moralmente los estigmatiza con el mensaje, ya clásico, que se “merecen” estar enfermos: por no trabajar, por no estudiar, por no cuidarse, en fin por no estar “a la altura” de los sanos, son “candidatos” a enfermarse.

En consecuencia, todos aquéllos que trabajan por la promoción y protección de los derechos humanos son también trabajadores de la salud.

Dr. Francisco Maglio
Fuentes:
- Informe PNUD 1998.
- “La salud en el mundo” OMS, 1999.
- INDEC, 1999.

[-] volver