››Departamento de Medicina Legal y Toxicología › 1° Cátedra de Toxicología - Prof. Dr. Carlos Fabián DAMIN  
  › Página principal
  › Cuerpo Docente
  › Alumnos de Pregrado
  › Cursos de Verano 2011
  › Escuela de Ayudantes
  › Carrera de Especialistas
  › Guías y Apuntes (FMV)
  › Links de Interés
  › Personal no docente
  › Documentos
  › Multimedia
  › Centro de toxicologia
  › Galería de Profesores
Galería de Profesores

Prof. Dr. Emilio Antonio Natalio Astolfi
Profesor Titular: 1982 - 1985

    Cuando el Profesor Damin me solicitó que escribiera el Curriculum Vitae de Emilio Astolfi - haciendo especial referencia a su personalidad - para ser incorporado a la página web de la Primera Cátedra de Toxicología, experimenté una profunda emoción por el honor que ello significaba para mi dada la estrecha relación que mantuve con Emilio, querido Maestro y amigo.

    Astolfi ha sido un trabajador infatigable cuyos ideales y principios éticos y morales formaron parte indiscutible de su conducta. Cursillista de la cristiandad,
su vida fue ejemplo de humildad, bondad y generosidad. Católico práctico defendió con fe firme lo justo y lo honesto.


    Por su espíritu jovial, su fino humor y sobre todo, por su multifacética personalidad, a pesar de su corta existencia, muchos y diversos fueron sus logros. Prueba de ello han sido - entre otros - sus exitosos
"Consejos útiles para padres" que durante años escribiera en el diario La Prensa de Buenos Aires. Su veta periodística también tuvo expresión en el mismo periódico mediante sus criteriosos comentarios de los partidos
de fútbol, deporte que, en su condición de "hincha de Ferro", lo apasionaba y practicaba en "picados" con
amigos o sus hijos.

    Como escritor produjo dos piezas que fueron representadas en teatros independientes. Además escribió otras, más breves y de tono humorístico, que fueron interpretadas en las "Fiestas de los Patriarcas" del Pabellón de Practicantes del viejo Hospital de Clínicas del cual formara parte.

    También escribió diez libros de la materia, colaboró en varios textos de pediatría y participó en revistas médicas nacionales e internacionales publicando numerosos artículos científicos.

    Por otra parte tomó lecciones de canto y deleitó a familiares y amigos en amenas reuniones y, junto con exitosos cantantes, grabó algunos discos.

    Por sus éxitos profesionales y acciones solidarias fue elegido uno de los diez jóvenes sobresalientes en 1966.

    Amigo cabal, siempre extendió su mano fraterna a quien necesitaba ayuda. Gozaba compartir con colegas, amigos y discípulos cordiales encuentros en los que el diálogo era matizado con el canto, "milongas tangueras", partidas de truco, bromas y anécdotas. Además participaba y gestaba los tradicionales "Catafalcos del Pabellón del Clínicas" (festivas ceremonias de recepción de los nuevos practicantes).

    Quienes tuvimos el privilegio de contar con su amistad, supimos de su particular percepción para detectar nuestros gustos cuando, al regresar de sus frecuentes viajes, nos sorprendía con un presente - cuidadosamente elegido - que nos entregaba con la alegría de habernos halagado.

    Esposo fiel y padre ejemplar, siempre priorizó su familia compartiendo con su esposa la educación de sus seis hijos. Con cada uno de ellos estableció un vínculo personalizado mediante el cual los guiaba y aconsejaba sabiamente.

    El hogar del matrimonio Astolfi fue referente de armonía y ello se extiende hoy al de sus hijos que sienten viva la presencia de su padre y del amor que siempre les dispensó.

    En lo profesional el profesor Astolfi ha trascendido largamente su reconocida y brillante actuación en la toxicología para destacarse también como pediatra, forense, psiquiatra, médico del trabajo e investigador.

    Tratar de reseñar su prolífica labor excede el objetivo de esta síntesis curricular por lo cual me limitaré a mencionar solo aquellos que - a mi entender - han sido sus más significativos logros.

  • Académico de número de la Academia Nacional de Medicina; 
  • Médico Forense y Decano del Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional;
  • Galardonado con diez premios otorgados por Universidades e Instituciones Científicas de
    reconocido prestigio.
  • Presidió e integró numerosas Sociedades y Centros Científicos Nacionales e Internacionales.
  • Fue representante de nuestro país como experto en la Organización Mundial de la Salud; en el Codex Alimentario Internacional; en la Comisión de Residuos de Plaguicidas y Aditivos Alimentarios de la FAO
    y en el International Programme of Chemical Security.
  • Designado Profesor Extranjero del Instituto de Medicina Legal y Toxicología de Madrid; de la Universidad de Santiago de Chile y de la Universidad de Cartagena.
  • Profesor Titular de Toxicología de la Universidad de Buenos Aires y de la del Salvador.
  • Creador de la Cátedra de posgrado de Ecotoxicología de la Universidad del Salvador de la cual fue
    su titular.

    La carrera docente del profesor Astolfi en la Primera Cátedra de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, se inicia en mayo de 1959 al ser nombrado Ayudante 2° interino. De allí en más, tras obtener los cargos de Ayudante 1°; Jefe de Trabajos Prácticos; Docente Autorizado y Profesor Regular Adjunto, en julio de 1982, por fallo máximo del Jurado, es designado Profesor Titular Ordinario cargo que desempeñó hasta su prematuro fallecimiento el 15 de julio de 1985.

    Hijo de educadores, Emilio heredó de ellos su vocación por la enseñanza que ejerció con verdadera pasión. Por la elocuencia de sus palabras y lo didáctico de sus clases cautivaba al auditorio al que, sin retaceos y generosamente, transmitía sus profundos conocimientos. En su brillante trayectoria en la Cátedra, Astolfi encaró la enseñanza de la toxicología con un amplio criterio brindando al alumno no solo el conocimiento de los cuadros clínicos y su tratamiento sino, y muy especialmente, enfatizó sobre la prevención; la estrecha relación de la especialidad con la medicina legal; las intoxicaciones profesionales; los plaguicidas; la ecotoxicología; el riesgo tóxico en el embarazo y el impacto del abuso de drogas (legales e ilegales) en la juventud.

    En todo ello ha sido un verdadero visionario y propulsor de acciones comunitarias que lo llevaron a crear el Centro de Plaguicidas de la Facultad de Medicina (CEPLAFAM); el Centro Nacional de Información y Asistencia Toxicológica (CENIATOX) que diera lugar a la formación de Centros Regionales en numerosas ciudades del interior del país; el CEPRETOX (Centro de Prevención de las Toxicomanías); APPUE (Asociación de padres para la Prevención del Uso de Estupefacientes) y el Centro de Asistencia al Suicida.

    Por último - en lo personal - guardo un especial recuerdo y profundo agradecimiento al Insigne Maestro quien me brindara sus sabias enseñanzas y fraterna amistad; quien hiciera vibrar hasta lo más íntimo de mi ser al cantar con su emotiva voz el Ave María en la ceremonia religiosa de mi matrimonio y quien, junto a su esposa (nuestra querida Elsa) apadrinaran a mi hijo Christian.

Prof. Dr. Heraldo N. Donnewald
Diciembre de 2008

 
  Persona responsable del sitio: Dra. Beatríz Di Biasi - Dr. Carlos Damin - E-mail: toxico1@fmed.uba.ar 
Sitio de la UBA Sitio de la Facultad de Medicina