17º TÉCNICA DE EXTRACCIÓN Y CONSERVACIÓN DE LA LECHE MATERNA:

 

La extracción de la leche es conveniente que se realice en un lugar tranquilo donde la mamá se encuentre relajada, esto facilitará la bajada de la leche.

1.     Lavarse siempre las manos antes de manipular el pecho.

2.     Masajear el pecho. Recordemos que la liberación de ocitocina mejora con los estímulos externos y que el recuerdo del niño puede mejorar la bajada de la leche. Masajear con la yema de los dedos desde la parte superior del seno realizando movimientos circulares (desde la periferia hacia la areola). Después de unos segundos continuar con el otro pecho. Luego hacer un suave masaje con la punta de los dedos por todos los cuadrantes desde la base del pecho al pezón y alrededor del mismo (barrido o peinado). Repetirlo varias veces. Con esto se estimulará el reflejo de eyección del pezón.

3.     Para extraer la leche: colocar el pulgar por encima del pecho y los dedos índice y medio por debajo (formando una letra C), aproximadamente a 3 o 4 cm detrás de pezón (detrás del borde de la areola). A esa altura se encuentran los senos galactóforos. Empujar los dedos hacia la pared torácica y después comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos. Girar los dedos comprimiendo y vaciando los depósitos de leche sin maltratar los tejidos que son muy sensibles.

4.     Repetir estos movimientos de forma rítmica. Rotar la posición de los dedos para vaciar bien la mama. El objetivo de la extracción manual es simular el movimiento de la onda peristáltica que realiza el lactante al succionar.

5.     Las compresas tibias ayudan, sobre todo si hay ingurgitación o mastitis. Puede ser útil inclinar el cuerpo hacia delante y sacudir el pecho suavemente, para estimular el flujo de leche.

6.     Hay que evitar hacer presión fuerte que pueda lastimar el pecho, presionar o estirar el pezón y también evitar el deslizamiento de los dedos sobre la piel para no producir su irritación o lesiones en el pezón.

Recordar: cada madre encontrará su propia manera de extraer su leche; si esta forma es efectiva siempre debería respetarse aunque no se ajuste a lo descripto anteriormente.

La extracción de leche también puede efectuarse con bombas manuales y eléctricas. Algunas de las eléctricas pueden ser muy eficientes, pero su costo no está al alcance de todas las mamás. Las bombas manuales son más baratas, pero de ellas no se recomienda la bomba con pera de goma porque puede producir lesiones en el pezón, su extracción generalmente es insuficiente y se puede contaminar la leche. Se aconseja la bomba manual con émbolo-jeringa, porque succiona la leche y la deposita en una botella intercambiable. En la práctica es más efectiva. Todos estos artefactos requieren una higiene rigurosa para evitar contaminar la leche, y en ningún caso se recomienda, sobre todo en los primeros meses, la administración de la leche extraída con biberón.

La leche extraída debe ser almacenada en recipiente de plástico o vidrio, limpio preferiblemente de boca ancha para su más fácil llenado.

La leche puede mantenerse a temperatura ambiente durante 12 horas, si la misma no es mayor de 26º C, en el gabinete de la heladera durante 72 horas, en un congelador común dentro de la heladera durante 14 días y en un congelador externo durante 3 meses. No se debe descongelar en microondas ni hirviéndola. Se  debe dejar a temperatura ambiente hasta que se descongele completamente. Una vez descongelada se calentará a baño de María por algunos minutos, fuera del fuego.

Conservación de la leche materna:

Lugar de conservación

Tiempo máximo de almacenamiento

Ambiente (Tº menor de 26ºC)

12 horas

Gabinete de heladera

72 horas

 

 Congelador dentro del refrigerador

14 días

Congelador externo

3 meses

·         Fuente: LACTANCIA, para la madre y el niño. Valdes, Perez, Labbok.

Recordemos que no existe acuerdo entre los distintos autores acerca del tiempo exacto en cuanto a la conservación de la leche materna.

En el caso de que la extracción sea para alimentar a un bebé prematuro se tendrán los siguientes cuidados:

·        Extremar la higiene de manos y utensilios

·        Se aconseja extracción inmediata antes de alimentar al bebé

·        Usar envases esterilizados si se debe guardar la leche

·        Usar envases distintos en cada recolección para disminuir el riesgo de contaminación por manipulación

·        Puede ser almacenada a temperatura ambiente durante 4 horas y 24 horas en una heladera.

Recordemos que tanto para el niño normal como para el pretérmino, si la leche de madre ha estado fuera de la heladera más de 8 horas, pierde gran cantidad de sus componentes antiinfecciosos.

Vuelta a los TIPS de Lactancia