EXHIBICIÓN ACTUAL

"La cirugía en la segunda mitad del siglo XIX"

Artículo: "La Introducción de la Antisepsia y la Asepsia en la Cirugía. Resistencia frente a las innovaciones científicas." Por José María Trujillo

Con la consolidación de las técnicas anestésicas y la introducción de la antisepsia y de la asepsia, este período histórico representa un momento crucial en el desarrollo de las técnicas y avances en las intervenciones quirúrgicas. Si bien todos los países europeos participaron activamente en esta nueva etapa, fueron los de habla germánica los que tomaron un rol de mayor protagonismo. Hacia fines del siglo, el cirujano más innovador fue Albert Billroth, quien efectuó en Viena las primeras operaciones de faringe, laringe y estómago. A su habilidad se le agregaba honradez y franqueza al informar los resultados obtenidos, y un notable talento pedagógico. Su Tratado general de Patología y Terapéutica Quirúrgica alcanzó once ediciones y sus discípulos ocuparon las cátedras de mayor prestigio de toda Europa.

            Caja de Cirugia para Ano, Hernia y Fimosis.1872                Caja obsequiada por el rey Alfonso XII al Dr. Cabello y Bruler

En Inglaterra, Víctor Horsley comienza a intervenir sobre el cerebro y la médula espinal, mientras en los E.E.U.U. Reginald Fitz contribuye a esclarecer la naturaleza de la apendicitis y Marion Sims, uno de los fundadores de la moderna ginecología, abre la vesícula biliar. Prácticamente no hay órgano o región (con la principal excepción de las cirugía cardíaca, apenas intentada) donde no se hayan aportado grandes progresos.
Cabe mencionar otros dos adelantos técnicos que contribuyeron a mejorar la calidad de los diagnósticos y resultados quirúrgicos: la introducción por Ruge del método del corte por congelación, permitiendo el examen anatomopatológico rápido, y el revolucionario descubrimiento de Roentgen de los rayos X, que resultó especialmente apropiado para el mejoramiento de la cirugía ortopédica y traumatológica.
En nuestro país, este período histórico correspondió a la etapa que ha sido denominada de la "Organización Nacional". Sucesivos gobiernos de estirpe liberal -imbuidos del pensamiento positivista vigente-, procuran impulsar los avances científicos y tecnológicos que se suceden vertiginosamente en Europa y en América del Norte. Ciertos hechos acaecidos durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento ejemplifican cabalmente este proceso. En el año 1872 se funda la Sociedad Científica Argentina. En 1873, la Academia de Ciencias de Córdoba (transformada en Nacional en 1878), dirigida y reglamentada en sus inicios por el sabio alemán Carlos Burmeister, zoólogo y paleontólogo mundialmente reconocido. También se crea el Observatorio Astronómico Argentino en la ciudad de Córdoba, cuya organización y dirección recayó en el astrónomo norteamericano Benjamin Gould y que proveyó al mundo de la información y el conocimiento del cielo austral, hasta entonces muy deficitarios.
También los médicos participan activamente en esta etapa fundacional. El higienista Guillermo Rawson se desempeña como Ministro del Interior del gobierno del Presidente Bartolomé Mitre, inmediatamente anterior al de Sarmiento. A sus pioneros trabajos sobre higiene pública agrega un notable interés por la extensión de las líneas ferroviarias en el territorio nacional, símbolo de los afanes progresistas. Otro destacado médico, escritor y político, arquetipo intelectual de la llamada "Generación del '80", fue el doctor Eduardo Wilde, presidente del Departamento de Higiene en 1898.
En este contexto, destacados cirujanos argentinos viajan a Europa para perfeccionar sus técnicas y conocimientos, recibiendo ávidamente las novedades que revolucionan la práctica quirúrgica. Así, Ignacio Pirovano, con el apoyo del gobierno de Buenos Aires, llega a París en 1873, donde presencia los primeros cateterismos cardíacos que realiza en perros Claude Bernard, así como las enseñanzas de Louis Pasteur, entre otras actividades médico-quirúrgicas. En Londres se compenetra de la antisepsia de Joseph Lister a través de Sir William Ferguson, el gran cirujano del King's College. Será posteriormente, a su regreso a la Argentina, el decidido impulsor de las nuevas prácticas, así como del desarrollo de los estudios histopatológicos y de la cirugía infantil.

Parte del instrumental de Pirovano

Más tarde, Juan B. Justo y Nicolás Repetto seguirán un camino similar, en este caso especialmente en Suiza y Alemania, siendo el primero de ellos el encargado de introducir la asepsia quirúrgica al pronunciar una célebre conferencia en el Círculo Médico Argentino en agosto de 1889, denominada "Estado actual de la cirugía", en la cual se extendió además sobre los adelantos en la exploración quirúrgica del abdomen y el sistema nervioso, progresos que él mismo llevó a la práctica. Repetto, por su parte, relatará en sus memorias la adquisición de su propio aparato de esterilización en la casa Lautenschläger, en Berlín.

          Autoclave del Dr. Juan B. Justo                    Parte del instrumental de la Dra. Grierson, c. 1900

Finalmente, la última parte del siglo presencia en nuestro país la dinámica llegada de la mujer a la profesión médica, con la destacada Cecilia Grierson, fundadora (siendo aún estudiante) de la primera Escuela de Enfermería y posteriormente de la Asociación Obstétrica Nacional.
El Museo "Vicente A. Risolía" custodia, atesora y exhibe buena parte del instrumental que utilizaron todos estos verdaderos pioneros de la medicina nacional.

volver a la página inicial